Anticoncepción permanentes: Ligadura de Trompas y Vasectomía

Son métodos definitivos y en muy pocos casos reversibles. Además, no protegen contra las ETS.

Ligadura de Trompas

Es un método muy utilizado por mujeres que ya no desean tener más hijos o tienen embarazos de alto riesgo. Es un procedimiento quirúrgico mediante el cual se ligan o cortan las Trompas de Falopio, que son los conductos que unen los ovarios con el útero, impidiendo así la llegada de los óvulos al útero. Revertir la ligadura es algo muy complicado y no siempre tiene éxito. Su fiabilidad es del 99,2%. Si te quedas embarazada después de la operación tienes riesgo alto de embarazo ectópico o extrauterino. Una de sus ventajas es que reduce la posibilidad de desarrollar cáncer de ovario.

Esta intervención quirúrgica puede hacerse a través de varias técnicas:

  • La primera y más recurrida es la técnica laparoscópica: a través de una pequeña incisión en el abdomen, el cirujano introduce el laparoscopio, un instrumento óptico dotado de una lente y un sistema de iluminación que permiten visualizar mejor el interior de la cavidad abdominal. Las trompas son cortadas, quemadas con un bisturí eléctrico u obstruidas con otros instrumentos. Se trata de un procedimiento sencillo, que no requiere hospitalización y cuya duración no supera la media hora. Muchas mujeres aprovechan la cesárea para realizarla.
  • Essure: a través de la vagina, se introduce dentro de la Trompas de Falopio un artilugio para obstruirlas. Esta intervención tampoco es reversible.

La Vasectomía

Es un procedimiento quirúrgico que consiste en la sección y ligadura de los conductos deferentes (conductos que transportan los espermatozoides en el hombre desde el testículo a la uretra, para poder eyacularlo). El resultado es la ausencia de espermatozoides en la eyaculación.Los hombres que recurren a este procedimiento lo hacen por varias razones: Tienen una vida sexual activa, no desean tener más hijos, o su pareja tiene un alto riesgo reproductivo. No está recomendada a hombres que tienen problemas de eyaculación o cuyos testículos no hayan descendido. Su efectividad es del 99% y no es inmediata, ya que se necesitan un número de eyaculaciones posteriores para liberar todo el esperma. No interfiere en la capacidad de erección, ni en la líbido. La operación es sencilla y no dolorosa. Puede provocar algunas molestias en días posteriores, durante los que se puede manifestar inflamación en la zona. Durante estos días se recomienda no realizar actividad física y guardar cierto reposo. Al igual que la ligadura de trompas, revertir la vasectomía es complicado.